Ayrton Senna, por siempre: a 26 años de la muerte del genial tricampeón de F1

El primero de mayo de 1994 quedó como uno de los días más lúgubres en la historia de la Fórmula Uno: en aquella jornada falleció Ayrton Senna después de impactar con su Williams contra el paredón de Tamburello, en el Gran Premio italiano de San Marino.

El brasileño iba a más de 200 km/h al momento del choque, cuyas causas nuca quedaron del todo claras. Las teorías van desde que falló la dirección del vehículo hasta que la temperatura de los neumáticos no era la adecuada.

El recuerdo del tricampeón del mundo de F1 recorre el mundo y hoy pilotos, equipos y amantes de la máxima categoría lo recuerdan con imágenes y textos en las redes sociales.

Incluso la Scuderia Ferrari lo hizo desde su cuenta oficial de Twitter, con un mensaje que emocionó: “Uno de nuestros mejores rivales…hoy todos juntos recordamos la leyenda que fue Ayrton Senna”.

El domingo del fatal accidente Senna no estaba de buen ánimo para correr. El día anterior había fallecido en la pista Roland Ratzenberger tras chocar a 300 km/h. Antes, el viernes, Rubens Barrichello había tenido un importante choque, del que se recuperó.

Cuando Senna pasó a Williams venía de ganar tres campeonatos del mundo con McLaren. Pero el nuevo auto nunca estuvo a la altura y el piloto brasileño jamás llegó a sentirse cómodo. La gravedad del impacto no dejó margen de maniobra a los médicos.

Amigo de Fangio y respetado por los más grandes, su muerte marcó un antes y un después en la categoría, que reforzó las medidas de seguridad. Recién en 2014, es decir 20 años después, hubo que lamentar otra muerte. Fue la de Jules Bianchi.

Senna pasó a la historia como uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. Logró 65 pole positions y 41 victorias. Su rivalidad con Alain Prost también fue mítica, y marcó una de las grandes épocas de la F1 contemporánea. Hoy miles de seguidores en todo el mundo lo recuerdan.

*Fuente tn.com.ar/autos

Compartir
ads
ads
ads
ads